Ramón Navarro cuenta todos los secretos de la bomba que surfeó en Fiji

  • Escrito por Demo Team

Probablemente ya han visto la ola que se muestra arriba. Si no lo han hecho, aquí está la versión de lo que sucedió en palabras del propio Ramón cuando la semana pasada un oleaje de proporciones épicas llegó a Fiji, convocando una cavernas en Cloudbreak del tamaño de edificios.

Fuente: Surfer Magazine.- Deseosos de agarrar una parte del oleaje histórico, los locos de las grandes olas empacaron sus “cazadoras de rinocerontes” y tablas para towin y partieron hacia el Pacífico Sur. Uno de esos chargers fue el propio Ramón Navarro (es esa pequeña mancha de un humano que se ve en la ola de aspecto monstruoso de arriba).

La surfeada histórica tuvo lugar el domingo por la tarde en el peak del swell, y es considerada por algunos como la ola más grande jamás surfeada en Fiji. Hablamos con Ramón para que nos contara sobre todo lo que sucedió antes y después.

Siempre pareces estar en el centro de las oleadas monstruosas en Chile y en el extranjero. ¿Cómo supiste que estaba saliendo esto en Fiji?

Sí, seguro. Como so gooofy, no tengo muchas opciones para correr grandes izquierdas. La mayoría de esas olas que dices son derechas. Especialmente para mí, viviendo en Punta Lobos y Pichilemu, toda mi vida he surfeado izquierdas, así que no es fácil para mí ir directamente en grandes olas derechas. Así es que cada vez que veo grandes oleadas tirando a Chile o Fiji, las vigilo. Y desde 2012, la primera vez que fui allí y tuve una ola increíble ese día, siempre supe que iba a volver a tener la oportunidad de correr en otro gran oleaje.

Entonces, ¿cómo se desarrolló ese día durante este último oleaje?

Llegamos muy temprano el domingo. La noche anterior llovía muy fuerte y hacía viento. Llegamos y era grande y muy ventoso y tormentoso. Las olas grandes fueron simplemente perfectas. El viento era tan fuerte que no había forma de remar, así que Kohl [Christensen] y yo decidimos remolcar un par. En ese momento, Kohl me puso en dos olas. No llegué tan profundo, pero era más para verificar mi tabla. En ese punto, estaba feliz con eso. Había muchos tipos en mi bote, así que comenzamos a tomar turnos porque solo teníamos una tabla de remolque y una moto para remolcar. Así que tomamos dos olas cada uno. Fuimos muy pacientes. En días como ese, capturar una o dos olas es hacer el viaje. Durante el swell de 2012, vimos la posibilidad de remolcar la ola, así que pensamos que si alguna vez volvía a ser tan grande, deberíamos intentarlo.

¿En qué momento atrapaste tu ahora infame bomba?

Alrededor de las 3 de la tarde estaba sentado en el bote esperando porque la opción de remar la ola en ese momento no era tan buena. Llegó nuevamente mi turno y Kohl me dijo: '¿Quieres ir otra vez?' Tenía muy claro en su mente que íbamos a ir por la realmente grande o por nada en absoluto. Así que nos sentamos en la parte de atrás y esperábamos a que apareciera la ola masiva.
Salimos por la parte de atrás y esperamos como una hora y no apareció nada. Entonces dije: "Kohl, tal vez deberíamos tratar de remarlas". En ese punto, el viento comenzaba a mejorar. Pero Kohl dijo, 'No, solo esperemos a una grande que la gente no pueda remar. Relájate’. Me dijo que meditara [risas]. Finalmente, después de dos horas, apareció la bomba. En ese momento, estaba temblando de frío porque hacía mucho viento. Tan pronto como la moto se giró, vi el océano abierto y una pared larga y limpia. Me metí en el tubo, toqué fondo y, tan pronto como volví al bolsillo, esa cosa empezó a chuparse mucho y escupe fuerte sobre mi cabeza. Nunca había visto un escupo así antes. Salí del barril y estaba listo para una segunda sección, pero todos las moptos de rescate, debido a que la ola era tan grande, tuvieron que huir, así que en la línea había un montón de líneas y barcos, y simplemente decidí largarme. Tan pronto como salí de la ola vi a Kelly Slater que remaba directamente hacia mí, me dio un abrazo y todos gritaban. Lo gracioso fue que no tenía idea de lo grande que era la ola. Más tarde esa noche cuando volvimos al hotel y vimos las fotos y el video de mí mismo en la ola, me di cuenta de lo grande que era.

Photo May 26 7 47 39 PM

Kelly Slater grita y celebra brazos al cielo mientras Ramón sale de la mega caverna.

Cuando iban hacia el oleaje, ¿pensaron que iban a hacer towin?
Fuimos allí con la remada en mente, pero con el oleaje tan grande y, recordando 2012, llevamos las tablas de remolque por si acaso. En realidad, no me gusta mucho el tow surfing. La última vez que me remolqué fue hace 5 ó 6 años. Esa tabla en realidad estaba tirada en mi casa por mucho tiempo sin ser utilizada.

Entonces, ¿bastaron un par de olas para lograr el gran truco de nuevo?

Bueno, historia divertida. Cuando Kohl me remolcó en mi primera ola ese día, antes de la grande, bajé y obtuve un pequeño paseo, pero la tabla se sentía realmente extraña. Cuando volvimos a la línea, revisé mi tabla y vi que Kohl olvidó atornillar las dos quillas delanteras. Una se había ido y la otra estaba muy suelta. Yo estaba pensado al como, ‘Kohl, ¿estás tratando de matarme o qué?’. Así que tuvimos que volver al bote y atornillar nuevas quillas y asegurarnos de que estuvieran bien apretadas. Tuve suerte de no haber corrido la ola grande sin quillas delanteras.

Mucha gente dice que tu ola fue la más grande surfeada en Fiji…
Oh, no sé. La gente puede decir lo que quiera, pero estoy feliz de haber tenido la mejor ola de mi vida. Tuve la suerte y la oportunidad de obtener la ola. Fue Kohl, quien es uno de mis mejores amigos, quien hizo que esa ola suceda. Hizo todo el trabajo, solo tuve que soltar la cuerda y surfear la ola. Fue uno de los mejores días de mi vida. Estoy tan feliz de que nadie se haya lastimado durante toda la sesión y de que todos hayan regresado a casa seguros con sus familias. No me importa si es la más grande o no. Fue una buena ola y estoy feliz de no haberme caído.

Log in

create an account